Archivo de etiquetas| que es la sana doctrina

Estoy Siguiendo la Sana Doctrina?

Sal de la rutina! para blog, blogger

En la actualidad hay muchas corrientes de doctrinas, cada quien aboga tener la correcta y por ello existen demasiadas disensiones entre cristianos. Desafortunadamente estos vientos de doctrinas son aceptados por los creyentes, como palabra propia de Jehová, repitiendo sin razonamiento alguno una y otra vez todo lo que los líderes promulgadores de aquellas doctrinas les dicen; sin tomarse la tarea de estudiar que es lo que dicen las Escrituras; tenemos que estar en alerta. El apóstol Pablo nos prevenía: Galatas 1:6-10  6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8 Más si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. No debemos creer otras doctrinas que no se encuentran en las Sagradas Escrituras, muchas de ellas parten de un “sustento” Bíblico, pero su real propósito es pervertir el evangelio de Cristo. Es de prioridad examinar lo que dicen distintos líderes, ya que en el pasaje anterior se nos dice que ni a un ángel se le debe creer algo contrario a lo que dicen la  Biblia, no creamos en todo lo que se nos dice por mucha apariencia de “iluminados” que muesten aquellos líderes.

Viendo a los peligros que estamos sometidos es importante hacernos la siguiente pregunta: ¿Estoy Siguiendo la Sana Doctrina?, en la entrada La Sana Doctrina (Verdadera Doctrina), vimos cual era los fundamentos de la verdadera doctrina de Cristo, por lo tanto el propósito de esta entrada es identificar cuando se esta incidiendo en falsas doctrinas, para reflexionar a cerca de esto y seguir exclusivamente la única doctrina de Cristo. En la anterior entrada La Sana Doctrina (Verdadera Doctrina) vimos que las 6 pautas de la verdadera doctrina de Dios son las siguientes:

1 Conocimiento del sacrificio de Cristo como fundamento para la edificación de la vida espiritual.
2 Perfeccionamiento de nuestra vida como cristianos, tener una íntima relación con Jehová.
3 Bautismo, el cual es un paso de obediencia necesario para nuestro arrepentimiento de pecados y recibir el don del Espíritu.
4 La imposición el don del Santo Espíritu que se nos es otorgado, el poder que recibimos mediante Él, lo que nos hace miembros activos dentro del pueblo de Dios.
5 Promulgar la resurrección de muertos (predicar el evangelio) la cual se refiere a la nueva vida que se adquiere como cristiano, muriendo al viejo hombre.
6 Conducirnos de manera correcta ante los ojos de un Dios vivo ya que compareceremos ante su gran juicio, Jehová nos juzgará de acuerdo a lo que hayamos realizado en nuestras vidas, es por eso que se debe inculcar guardar una vida sana ante Él.

Como lo vimos en la entrada La Sana Doctrina (Verdadera Doctrina), aquella enseñanza que no se preocupe por atender cada una de las pautas enunciadas en las tablas y se dedique a otras cosas se debe considerar apostasía. Teniendo en mente las características fundamentales de la sana doctrina , miremos si la doctrina que sigues mi estimado hermano como cristiano es la correcta. La siguiente es una lista de cuatro doctrinas que desvían los propósitos que tiene Jehová para su pueblo.

  • La doctrina que solo se habla de escatología: Para los cristianos es fundamental el estar bien informados a cerca de los tiempos finales; para de este modo, velar y ser encontrados dignos en el retorno de nuestro Señor Jesucristo. Pero desafortunadamente muchas de las congregaciones, enfatizan solo en escatología (el estudio del fin de los tiempos); muchas veces enseñando promesas que no son Bíblicas. El solo hablar de esto produce pánico entre los creyentes o bien un descuido de la vida espiritual, ya que no se edifica ni se inculca el mejorar la vida ante Jehová, es deber atender todos los errores  que se tiene como humanos; se ignora un mundo que necesita predicarles de Jesucristo por estar al pendiente de falsas señales. Si tu congregación incurre en hablar de los tiempos finales, pon evaluación de esto, ya que el propio Jesús dijo evitar aquellos que se la pasan diciendo la cercanía del fin (Lucas 21:8) porque esto produce estancamiento tanto en el carácter del cristiano y el progreso de su vivir para Cristo.
  • La doctrina de murmuración: “El hermano tal dice”, “el pastor tal hace”, “tal hombre no es de Dios ya que”, “el no es un ungido de Dios porque”… Son frases propias de los líderes murmuradores, aquellos que dedican “mensajes” o “predicaciones” completas con el fin de “denunciar” las malas acciones de los demás.  La verdad esto no hace parte de la sana enseñanza ya que lo único que hace es generar odio entre hermanos cristianos; el cimentar odio en los corazones de los creyentes es de por sí antibíblico, de este modo se esta haciendo algo en contra de la esencia de Jehová (el amar). Muchos de los precursores de esta doctrina se escudan diciendo que están “contendiendo por la fe, para que muchos no se vayan en pos de estos falsos ministros “, justificación que no es agradable ante los ojos de Dios, la mejor forma de predicar el evangelio es mostrando una conducta en mansedumbre (Santiago 3:13). El mensaje de Dios se tiene que brindar de tal modo, que enseñe la verdadera doctrina, sin exponer que hacen o dejan de hacer los otros, esto es palabrería que no edifica.  A Jehová le interesa que identifiques cual es la doctrina de Cristo mediante el estudio de las Escrituras, si sabes que alguien profesa mala doctrina, limítate tan solo a no imitarle y no a dar señalamientos, Jesús ni sus discípulos, nunca señalaron a algún hombre por estar profiriendo falsa enseñanza, ya que esto es función de Dios (2 de Pedro 2), ellos se limitaban a enseñar la sana doctrina . Cuando solo te encargas de edificar y brindar las enseñanzas propias del señor Jesucristo bien haces, como lo encarga Pablo a Timoteo: Timoteo 4:12-15  12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 13 Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. 14 No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. 15 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos.  Aquí vemos como Pablo instruía al joven pastor Timoteo donde él le encarga, que conserve una conducta agradable ante los ojos de Jehová; que se preocupe por la enseñanza edificante y el fortalecimiento de los dones, sin necesidad de murmurar de otras personas. Con el sencillo hecho de dar ejemplo y poner en practica la sana doctrina se ganará muchos mas adeptos para ella; el murmurar genera el riesgo de juzgar mal (Lucas 6:37). Además por andar pendientes de que hacen las otras personas, nos desentendemos de nuestras obras y conducta, cosa que es reprochable para Dios (Filipenses 2:12-15).
  • La doctrina avara: La entrega de diezmos y ofrendas es totalmente valida (Romanos 15:26-28), (1 de Corintios 16:1-4), ya que es soporte económico para la Iglesia o congregación, las dichas generan ciertos gastos (servicios públicos, construcciones adicionales, campañas de predicación, sustento del pastor de la congregación y su familia, donativos de alimentos para población vulnerable, visitas a los presos de las cárceles, etc ), los cuales no se pagan solos y es deber de nosotros suplir esos gastos como integrantes de la iglesia, de la manera que lo dicen los dos últimos pasajes. Desafortunadamente en muchas iglesias solamente se preocupan por el dinero de los creyentes más no de la edificación de los mismos, se ha escuchado casos donde se cobra el derecho a estar en la congregación o pervertir las escrituras, para que los fieles surtan de dinero a los líderes de estas iglesias y la destinación de este dinero no es para el bien de los integrantes de la iglesia o para los propósitos de Dios, sino para otros fines reprochables.
  • La doctrina castrante:   Doctrina perversa que genera cristianos raquíticos en todo sentido, la cual se encarga de buscar a satanás en todo lado (irónicamente más que al propio Jehová). “No escuches tal cosa porque tiene mensajes del diablo”, “Que los niños no vean caricaturas, estas son una puerta al infierno”, “Pones al revés el disco y escuchas el rito de invocación, mira que satánico es”, “No estudies ni te prepares, eso te aleja de de los designios de Dios”, “Abandona todo tus estudios, trabajo, familia ya que Dios quiere que te dediques exclusivamente a él”, “El sexo?, eso es pecaminoso”… “Ni le hables, ni lo mires, es un hijo de satanás no merece piedad”…. Son premisas de los líderes y seguidores de la doctrina castrante. Ellos no muestran a un Dios de Amor y misericordia, sino un dios perverso, que lo único que quiere es que te la pases sufriendo y que te quieren marginar como ermitaño, sin tener una vida en santidad (porque no te la dejan vivir); para ellos cualquier cosa es pecado y hacen vivir a los creyentes bajo yugo, siendo que por Cristo somos  libres (Galatas 5:1-15). Dios quiere tu progreso y que  alcances grandes  promesas  de bendición como sus siervos más notables (Hebreos 6:10-20), también debes ser ejemplo y mostrar el regocijo en la vida que se tiene con Jesucristo nuestro Señor .

Mis amados hermanos, espero que esta entrada los haya orientado y los motive a que cada día con más ansia busquen la verdadera doctrina de Jehová. Que escudriñen las escrituras y que tengan discernimiento para saber reconocer y rechazar las falsas doctrinas. Recuerden mis hermanos que cada quien debe buscar a Jehová en santidad y gracia, siguiendo su única y sana enseñanza.

Eclektos

La Sana Doctrina (Verdadera Doctrina)

Biblia para blog, blogger

La sana doctrina constituye algo principal en la vida del cristiano, ya que con su identificación la persona que ha aceptado a Cristo como salvador ha de seguir pautas para tener una vida digna ante los ojos de Jehová. Desafortunadamente la verdadera enseñanza que ha traído Jesucristo a la tierra se ha distorsionado, en muchas ocasiones debido a las múltiples divisiones que se le da al cristianismo. En la actualidad hay gran variedad de doctrinas que no hacen parte de lo enseñado en las sagradas escrituras o bien las dichas sacan de contexto lo que dice la Biblia; aplicando una buena dosis de imaginación de lo que dice algún versículo dándose una interpretación errónea a lo que dice la Palabra de Dios.

En esta entrada se pretende brindar una buena noción de lo que es la verdadera doctrina, algo muy importante para seguir en los caminos de Cristo, como se nos exhorta en 1 de Timoteo  4:16 Ten cuidado de ti mísmo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren. En este versículo donde Pablo encomienda al joven Timoteo, vemos como es menester cuidar la doctrina ya que con la ausencia de la dicha, nuestra salvación corre peligro. Además al proferir y mantener doctrina errónea también está en juego la vida espiritual de muchos (gran responsabilidad  para aquel que predica falsa doctrina).

Algo que caracteriza la verdadera doctrina de Dios se basa en el crecimiento espiritual de cada creyente, es decir la verdadera enseñanza apunta al perfeccionamiento de nuestra relación con Jehová, estableciendo una cercanía, una intimidad con Él. Desafortunadamente hay demasiados cristianos que llevan demasiados años introducidos en los caminos de Dios, sin embargo, parecen que estuvieran empezando; no son capaces de dejar que el Espíritu Santo actúen en sus vidas y siempre viven al pendiente del pensamiento y doctrina de otros, no escudriñan las escrituras por si mismos y repiten como loros todo lo que se les dice. Generando a su vez una vida espiritual perezosa (Hebreos 6:11-12), donde la apostasía es quien gobierna su vida y el corazón de aquellos esta alejado de Jehová.

Bien se habla de ellos en Hebreos 5:11-14 11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis  hecho tardos para oír. 12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis de necesidad de leche, y no de alimento sólido. 13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados  en el discernimiento del bien y del mal.

Es así mis amados hermanos que como cristianos siempre debemos luchar y perfeccionarnos para hacernos maestros en su palabra y alcanzar la madurez espiritual , que como hijos de Dios debemos tener como blanco. Es por ello que a manera de propósito se debe buscar el dejar de ser niño (de pensamiento, más no de corazón) y fortalecer nuestra relación con Dios cada día más.  Jehová también nos exhorta a fortalecer nuestro discernimiento en el versículo 14, este ejercicio se debe realizar a diario; el cual consiste en leer las escrituras y en la mucha oración (si es necesario ayuno), pidiendo que el Espíritu Santo nos revele lo que Dios nos quiere decir en su Santa palabra, buscando siempre la congruencia con el resto de la Biblia sin necesidad de forzamientos ni aplicando imaginación para interpretar el mensaje de Dios a nuestro acomodo.

Identificando la sana doctrina de Dios podemos mirar  Hebreos 6:1-2 1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la  doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas de la fe en Dios, 2 de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno. En estos dos versículos vemos pues, condensados lo que significa la sana doctrina, en primera instancia parte del conocimiento del sacrificio de Cristo como fundamento para la edificación de la vida espiritual. Como segundo paso establece el perfeccionamiento de nuestra vida como cristianos, tener una íntima relación con Jehová y agradarle con el corazón es en lo que se basa nuestro mejoramiento. Como tercer pauta tenemos el bautismo, el cual es un paso de obediencia necesario para nuestro arrepentimiento de pecados y recibir el don del Espíritu Santo (Lucas 3 y Hebreos 2:38 ), la cuarta pauta de la sana doctrina es el de la imposición de manos que sencillamente es el don del Santo Espíritu que se nos es otorgado, el poder que recibimos mediante Él (1 de Corintios 12), lo que nos hace miembros activos dentro del pueblo de Dios; la quinta etapa de la verdadera doctrina se basa en promulgar la resurrección de muertos (predicar el evangelio) la cual se refiere a la nueva vida que se adquiere como cristiano(2 Corintios 5:17 y Colosenses 2:13), muriendo al viejo hombre (Colosenses 3:5-17). Por último, el paso final que caracteriza la enseñanza de Cristo es conducirnos de manera correcta ante los ojos de un Dios vivo ya que compareceremos ante su gran juicio (Apocalipsis 20:12), Jehová nos juzgará de acuerdo a lo que hayamos realizado en nuestras vidas, es por eso que se debe inculcar guardar una vida sana ante Él. Mis estimados lectores estas seis pautas determinan lo que es la verdadera doctrina y cualquier otra corriente de pensamiento que este alejada de estas pautas o no se preocupe por atenderlas todas, tiene que ser recibida como apostasía, puesto que no es la enseñanza de Cristo sino engaño que conlleva a perdición. Si seguimos la enseñanza de Jesucristo meticulosamente hallaremos gracia ante los ojos de Jehová para nuestra salvación.

El anterior señalamiento es importante para no ser engañados por la apostasía o falsas doctrinas que abundan en estos tiempos, existen muchos engañadores que profanan la Santa Palabra de Dios y muchos de los cristianos siguen en pos de ellos, divulgando y predicando falacias como si fuese palabra de Dios. Muchos anatemas o predicadores de apostasía no incitan a que el pueblo de Dios se perfeccione y lo que hacen es que se mantengan raquíticos en su vida espiritual: Efesios 4:14-15 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es Cristo. Tenemos que tener cuidado con esto mis hermanos, ya que nuestra vida en Cristo corre peligro al no seguir la verdadera doctrina.

Para concluir mis amados hermanos, tenemos que luchar a toda costa por conocer y aplicar la verdadera doctrina de Cristo Jesús, pues como hijos de Jehová estamos en la obligación de mejorar nuestra vida para hallarnos dignos ante Él. Que nuestra vida espiritual no se limite en asistir cada domingo a una iglesia, busquemos con mucha ansia su palabra, mejoremos nuestro discernimiento, aceptemos exclusivamente su doctrina; también debemos aceptar que todos como hijos de Dios por la unción del Espíritu Santo podemos hacernos doctos y maestros en su Palabra con el propósito de identificar su santa y verdadera doctrina.

Eclektos